archivo

Landscapes / Paisajes

Matrioska_Sandro_02_Sala de pintura_webMatrioska_Sandro_03_Espacio_Común_Estufa_web Matrioska_Sandro_01_Obras_Arte_webMatrioska_Sandro_05_Residentes_Sofa_Contraluz_web Matrioska_Sandro_04_Hall_Sofa_Galgo_web

ESPACIO MATRIOSKA es un colectivo artístico y asociación a modo de muñeca rusa que acerca iniciativas artísticas contemporáneas al medio rural: varias disciplinas unas dentro de otras.

Es un punto de encuentro.

Busca ser un espacio para la gente, donde artistas, creadores o personas con inquietudes culturales puedan disponer de medios y de un lugar donde poder compartir intereses y experiencias.

A su vez, aportar la posibilidad a personas que viven en la ciudad de acercarse a un espacio comunitario y rural donde desarrollar sus proyectos, aprender y crecer artística y culturalmente.

Es el interés y la necesidad de crear un espacio de intercambio y de aprendizaje mutuo, donde poder desarrollar nuestras inquietudes y extraer las experiencias propias del ámbito rural, así como aportar a este.

ESPACIO MATRIOSKA

Os Blancos | Ourense | Galicia | España

 ________________________

Fotografía por Sandro Gordo (C) 2015

 

# Gorée sin cadenas #2

A los esclavos se los separaba por edad y sexo. También se separaban las familias: el hombre podía ir a Estados Unidos, su mujer a Brasil y los niños quedarse en Senegal.

En general, los esclavos se cambiaban por fusiles o por alcohol. Un niño, por ejemplo, podía valer un collar o un espejo, que en esa época era algo mágico, extraordinario.

Entre las mujeres, se separaban las muchachas más jóvenes de las demás porque eran consideradas más preciosas y podían ser vendidas a un precio mayor. El valor de una mujer variaba en función del tamaño de su pecho y de su virginidad.

Era muy frecuente que los mercaderes tuvieran relaciones sexuales con esas chicas, que, al quedarse embarazadas, eran puestas en libertad.

 ________________________

Hoy la juventud residente en Goree invierte sus días en actividades relacionadas con el turismo. Por regla general ayudan a sus familias en la restauración y sobretodo en la venta de artesanía.

Conocimos a la niña de la imagen la durante un paseo por la isla y congenió rápidamente con las chicas. Iba sola y parecía tímida, pero su mirada y su energía positiva nos cautivó a todas.

Hablamos, reímos, hicimos fotos, compartimos comida y momentos en la playa, cerca de uno de los fuertes construidos por los holandeses y divisando ante nuestros ojos la costa desde donde partieron millones de africanos secuestrados de su tierra.

Esta joven nos dio todo a cambio de nada. 

# Gorée sin cadenas

 ________________________

Texto y fotografía por Sandro Gordo (C) 2015

– FUENTES Y +INFO:

Isla de Gorea [Doc Travel Guide]

Viajes libres – La casa de los esclavos de Goree 

Los días y los meses son viajeros de la eternidad.

Así pasan los años.

Viajan cada minuto de sus días quienes navegan la mar o cabalgan la tierra,

hasta que sucumben bajo el peso del tiempo.

Muchos viejos mueren en el viaje.

Yo sólo he sucumbido a la tentación de las nubes,

las vagabundas del cielo.

 ________________________

EDUARDO GALEANO [ 1940 – 2015 ]

Extracto de la obra “Hijos de los días”

Atardecer el Prat_02_SmartphotoAtardecer el Prat_04_Smartphoto Atardecer el Prat_01_SmartphotoAtardecer el Prat_03_Smartphoto

 ________________________

Paseos, pensamientos y pasiones durante los atardeceres del Delta del Llobregat

Fotografías tomadas con teléfono móvil

 ________________________

Fotografía por Sandro Gordo (C) 2015

00      Inaugurado en 1883, el Cementerio de Montjuïc o del Sudoeste surgió por dos necesidades de la época. Por un lado, desde hacía veinte años se venía reclamando a la administración una nueva necrópolis, ya que dada la explosión demográfica y el crecimiento económico de la ciudad, el Cementerio de Poblenou era insuficiente. Por otro lado, la construcción de un nuevo cementerio era algo novedoso y moderno que entraba dentro de los planes del alcalde de la época, Rius i Taulet.

     A diferencia de los primeros años del siglo XIX, donde los cementerios estaban vistos como algo inherente a las ciudades, en aquella época ya estaba más que aceptado que los camposantos debían estar alejados de la ciudad, y es más: la sociedad los rechazaba. Así, el terreno escogido para la construcción del nuevo cementerio fue la montaña de Montjuïc, un espacio vacío y grande (56 hectáreas), un lugar privilegiado desde donde se divisaba el mar. Por otra parte, estaba alejado del núcleo urbano, al lado de Can Tunis, donde vivían los marginados y la gente con pocos recursos.

     El cementerio de Montjuïc recuerda a una inmensa ciudad silenciosa con habitantes de toda clase y distinción. En él tienen cabida desde los pobres que se inhuman en una fosa común, hasta los ricos, que construyen vastos panteones y ricas sepulturas.

El ego era y sigue siendo el dueño de estos lugares… ¿sagrados?

________________________

# Art Post Mortem – El ego de los caídos II

Cementerio del Sudoeste (Montjüic – Barcelona)

Fotografía por Sandro Gordo (C) 2014

Más info:

– Cementiris de Barcelona

Cementerio de Montjuic – Wikipedia

– Enmemoria.com

________________________

Vientos del pueblo me llevan,
vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.

Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
los leones la levantan
y al mismo tiempo castigan
con su clamorosa zarpa.

Los bueyes mueren vestidos
de humildad y olor de cuadra:
las águilas, los leones
y los toros de arrogancia,
y detrás de ellos, el cielo
ni se enturbia ni se acaba.
La agonía de los bueyes
tiene pequeña la cara,
la del animal varón
toda la creación agranda.

Si me muero, que me muera
con la cabeza muy alta.
Muerto y veinte veces muerto,
la boca contra la grama,
tendré apretados los dientes
y decidida la barba.

Cantando espero a la muerte,
que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas.

Fragmentos de “Vientos del pueblo me llevan” – Poema de Miguel Hernández

________________________

# Almoradí (Vega Baja del Segura / Alicante) – Noviembre de 2013

Fotografía por Sandro Gordo (C) 2014